Vértigo central

Vértigo central

El vértigo central se origina en el cerebro

El vértigo de origen central se produce con mayor frecuencia debido a afecciones del tronco encefálico y el cerebelo. Rara vez se produce vértigo de forma aislada y, en la mayoría de los casos, se acompaña de otros síntomas neurológicos, como visión doble, dolor de cabeza, pérdida de memoria, debilidad o entumecimiento. Por lo tanto, es importante que se obtenga una historia clínica completa y se realice un examen exhaustivo para que se puedan excluir las afecciones neurológicas en todos los pacientes que presenten vértigo.

Los trastornos de la función vestibular superior son un subtipo de vértigo central en el que la lesión no se encuentra en el tronco encefálico ni en el cerebelo, sino aislada en las áreas de representación cortical más altas del cerebro. Esto a menudo implica otras modalidades sensoriales, como la alteración cognitiva de la orientación espacial, la atención, la memoria espacial y la capacidad de navegación.

El vértigo central se caracteriza típicamente por movimientos oculares anormales, manifestaciones perceptivas y posturales. El examen de los movimientos oculares es de vital importancia para distinguir el vértigo central del vértigo periférico.

Las principales causas de vértigo central incluyen infartos y accidentes cerebrovasculares, hemorragias, tumores, enfermedades degenerativas y esclerosis múltiple (EM). A menudo, los medicamentos pueden influir en el cerebro, causando vértigo. La deficiencia de vitamina B12 y magnesio, así como ciertas toxinas, pueden causar vértigo, mareos y desequilibrio. El alcohol es un supresor común de la función cerebelosa. Las lesiones y afecciones estructurales incluyen el síndrome de Wallenberg, atrofia cerebral y cerebelo y malformación de Arnold Chiari.

Es de vital importancia que cualquier paciente que presente vértigo o mareo agudo sea evaluado adecuadamente para descartar una causa central. Aunque la mayoría de los casos se deben a afecciones periféricas, que son temporales, es importante señalar que son las afecciones centrales las que pueden plantear un grave riesgo de incapacidad permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.