Rabia en perros

La rabia es una enfermedad viral mortal que no solo afecta a los perros u a otros mamíferos, sino también a aves y a personas. Se trata de una zoonosis conocida desde la antigüedad, propagada sobre todo por perros y depredadores, lo que significa que los animales y los humanos pueden contagiarse mutuamente. Existen informes de Babilonia, Grecia y Roma sobre este cuadro clínico y la transmisión de la enfermedad por mordeduras.

Índice

  1. ¿Cuáles son los síntomas de rabia en perros?class=’internal-link’ href=#&iquestcu&aacuteles-son-los-s&iacutentomas-de-rabia-en-perros>
  2. ¿Cómo saber si un perro tiene rabia?class=’internal-link’ href=#&iquestc&oacutemo-saber-si-un-perro-tiene-rabia>
  3. Tratamiento de rabia en perrosclass=’internal-link’ href=#tratamiento-de-rabia-en-perros>

El virus de la rabia es un virus ARN que pertenece al género Lyssavirus y a la familia Rhabdoviridae. La rabia existe en todo el mundo, aunque, gracias a diferentes medidas como rigurosas normas de entrada y cuarentenas, se ha erradicado de varios países como Inglaterra, Escandinavia, Japón y Australia. En Europa, el zorro sigue siendo un reservorio del virus de la rabia.

En España, la rabia se considera erradicada en mamíferos terrestres desde 1978, excepto en las ciudades autónomas del continente africano, Ceuta y Melilla. Algunos murciélagos portan el virus de la rabia, pero la zoonosis rábica por quiróptero se diferencia de la terrestre. Los últimos casos documentados de rabia en España fueron por mordedura de murciélago a dos mujeres en Huelva y en Valladolid en junio de 2018

La rabia en perros se transmite a través de la saliva de los animales infectados, el contagio suele estar causado por una mordedura. Pero también es posible el contagio por el contacto de la saliva con membranas mucosas o con heridas superficiales. Todavía se están discutiendo otras vías de transmisión. Desde el punto de entrada, el virus avanza hacia el sistema nervioso central y las glándulas salivales y se distribuye por el cuerpo del can. Hasta que se den los primeros síntomas pueden pasar de dos a veinticuatro semanas, dependiendo de la zona de entrada del virus. El perro enfermará con más rapidez cuanto más cerca esté la mordedura del sistema nervioso central.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.