Nervio pellizcado

Descripción general

Un nervio pellizcado ocurre cuando se aplica demasiada presión a un nervio por los tejidos circundantes, como huesos, cartílagos, músculos o tendones. Esta presión altera la función del nervio, causando dolor, hormigueo, entumecimiento o debilidad.

Un nervio pellizcado puede ocurrir en varios sitios del cuerpo. Una hernia de disco en la parte inferior de la columna vertebral, por ejemplo, puede ejercer presión sobre una raíz nerviosa, causando dolor que se irradia por la parte posterior de la pierna. Del mismo modo, un nervio pellizcado en la muñeca puede provocar dolor y entumecimiento en la mano y los dedos (síndrome del túnel carpiano).

Con reposo y otros tratamientos conservadores, la mayoría de las personas se recuperan de un nervio comprimido en unos pocos días o semanas. A veces, se necesita cirugía para aliviar el dolor de un nervio pellizcado.

Nervio pellizcado en la muñeca

Un nervio mediano pellizcado en la muñeca puede provocar dolor, entumecimiento y debilidad en la mano y los dedos (síndrome del túnel carpiano).

Nervio pellizcado en la columna vertebral

Una hernia de disco en la parte inferior de la columna vertebral puede «pellizcar» una raíz nerviosa, causando dolor que se irradia por la parte posterior de la pierna (ciática).

Síntomas

nervio Pellizcado los signos y síntomas incluyen:

  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en el área suministrada por el nervio
  • Dolor agudo, doloroso o ardor, que puede irradiar hacia afuera
  • Sensación de hormigueo, hormigueo (parestesia)
  • Debilidad muscular en el área afectada
  • Sensación frecuente de que un pie o una mano se han «dormido»

Los problemas relacionados con un nervio comprimido pueden empeorar cuando está durmiendo.

Cuándo consultar a un médico

Consulte a su médico si los signos y síntomas de un nervio comprimido duran varios días y no responden a las medidas de autocuidado, como el descanso y los analgésicos de venta libre.

Causas

Un nervio pellizcado ocurre cuando los tejidos circundantes aplican demasiada presión (compresión) a un nervio.

En algunos casos, este tejido puede ser hueso o cartílago, como en el caso de una hernia de disco espinal que comprime una raíz nerviosa. En otros casos, el músculo o los tendones pueden causar la afección.

En el caso del síndrome del túnel carpiano, una variedad de tejidos pueden ser responsables de la compresión del nervio mediano del túnel carpiano, incluidas las vainas de tendón inflamadas dentro del túnel, el hueso agrandado que estrecha el túnel o un ligamento engrosado y degenerado.

Una serie de afecciones pueden hacer que el tejido comprima un nervio o nervios, como:

  • Lesión
  • Artritis reumatoide o de muñeca
  • Estrés por trabajo repetitivo
  • Pasatiempos o actividades deportivas
  • Obesidad

Si un nervio se pellizca por un corto tiempo, generalmente no hay daño permanente. Una vez que se alivia la presión, la función nerviosa vuelve a la normalidad. Sin embargo, si la presión continúa, se puede producir dolor crónico y daño permanente a los nervios.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de tener un nervio comprimido:

  • Sexo. Las mujeres son más propensas a desarrollar el síndrome del túnel carpiano, posiblemente debido a que tienen túneles carpianos más pequeños.Espolones óseos. Un traumatismo o una afección que causa engrosamiento óseo, como la osteoartritis, puede causar espolones óseos. Los espolones óseos pueden endurecer la columna vertebral y estrechar el espacio por donde viajan los nervios, pellizcando los nervios.
  • Artritis reumatoide. La inflamación causada por la artritis reumatoide puede comprimir los nervios, especialmente en las articulaciones.
  • Enfermedad tiroidea. Las personas con enfermedad tiroidea tienen un mayor riesgo de padecer el síndrome del túnel carpiano.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de compresión nerviosa.
  • Uso excesivo. Los trabajos o pasatiempos que requieren movimientos repetitivos de la mano, la muñeca o los hombros, como el trabajo en la línea de montaje, aumentan la probabilidad de que se pellizque un nervio.
  • Obesidad. El exceso de peso puede añadir presión a los nervios.
  • Embarazo. El agua y el aumento de peso asociados con el embarazo pueden hinchar las vías nerviosas, comprimiendo los nervios.
  • reposo Prolongado en cama. Los largos períodos de recostamiento pueden aumentar el riesgo de compresión nerviosa.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudarlo a prevenir un nervio comprimido:

  • Mantener una buena posición: no cruce las piernas ni se acueste en una sola posición durante mucho tiempo.
  • Incorpore ejercicios de fuerza y flexibilidad en su programa de ejercicios regulares.
  • Limite las actividades repetitivas y tome descansos frecuentes al participar en estas actividades.
  • Mantenga un peso saludable.

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y realizar un examen físico.

Si su médico sospecha que tiene un nervio comprimido, es posible que se someta a algunas pruebas. Estas pruebas pueden incluir:

  • Estudio de conducción nerviosa. Esta prueba mide los impulsos nerviosos eléctricos y el funcionamiento de los músculos y nervios a través de electrodos colocados en la piel. El estudio mide los impulsos eléctricos en las señales nerviosas cuando una pequeña corriente pasa a través del nervio. Los resultados de las pruebas indican a su médico si tiene un nervio dañado.
  • Electromiografía (EMG). Durante una EMG, el médico inserta un electrodo de aguja a través de la piel en varios músculos. La prueba evalúa la actividad eléctrica de los músculos cuando se contraen y cuando están en reposo. Los resultados de las pruebas indican a su médico si hay daño en los nervios que conducen al músculo.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Esta prueba utiliza un potente campo magnético y ondas de radio para producir vistas detalladas de su cuerpo en varios planos. Este examen se puede usar si su médico sospecha que usted tiene compresión de la raíz nerviosa.
  • Ultrasonido de alta resolución. El ultrasonido utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes de estructuras dentro de su cuerpo. Es útil para diagnosticar síndromes de compresión nerviosa, como el síndrome del túnel carpiano.

Tratamiento

El tratamiento más recomendado para el nervio pinzado es el descanso para el área afectada. Su médico le pedirá que suspenda cualquier actividad que cause o agrave la compresión.

Dependiendo de la ubicación del nervio pellizcado, es posible que necesite una férula o un aparato ortopédico para inmovilizar el área. Si tienes el síndrome del túnel carpiano, es posible que el médico te recomiende usar una férula durante el día y por la noche, ya que las muñecas se flexionan y se extienden con frecuencia durante el sueño.

Fisioterapia

Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que fortalecen y estiran los músculos de la zona afectada para aliviar la presión sobre el nervio. También puede recomendar modificaciones a las actividades que agravan el nervio.

Los medicamentos

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o el naproxeno sódico (Aleve), pueden ayudar a aliviar el dolor.

Las inyecciones de corticosteroides, administradas por vía oral o por inyección, pueden ayudar a minimizar el dolor y la inflamación.

Cirugía

Si el nervio pellizcado no mejora después de varias semanas o algunos meses con tratamientos conservadores, el médico puede recomendar una cirugía para quitar la presión del nervio. El tipo de cirugía varía según la ubicación del nervio comprimido.

La cirugía puede implicar la extracción de espolones óseos o una parte de una hernia de disco en la columna vertebral, por ejemplo, o cortar el ligamento carpiano para permitir más espacio para que el nervio pase a través de la muñeca.

Preparación para una cita

Es probable que primero vea a su médico de familia o a un médico general. Debido a que a menudo hay mucho que discutir y el tiempo puede ser limitado, es una buena idea prepararse para su cita. He aquí alguna información para ayudarle a prepararse para su cita y saber qué esperar de su médico.

Prevención

Qué puede hacer

  • Tenga en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Al momento de hacer la cita, asegúrese de preguntar si hay algo que deba hacer con anticipación, como restringir su dieta o usar ropa holgada en caso de que se realice un examen por imágenes.
  • Anote cualquier síntoma que esté experimentando, incluso cualquier síntoma que pueda parecer no relacionado con el motivo por el que programó la cita.
  • Haga una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que esté tomando.
  • Lleve a un familiar o amigo, si es posible. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se le proporcionó durante una cita. Alguien que te acompañe puede recordar algo que te perdiste u olvidaste.
  • Anote preguntas para hacerle a su médico.

Preparar una lista de preguntas le ayudará a aprovechar al máximo su tiempo con su médico. Para un presunto nervio comprimido, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito?
  • ¿Es probable que mi afección sea temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamiento recomiendo?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que está sugiriendo?
  • Tengo estas otras afecciones de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas condiciones?
  • ¿Hay alguna restricción de actividad que deba seguir?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevar a casa conmigo? ¿Qué sitios web recomienda visitar?

Además de las preguntas que ha preparado para hacerle a su médico, no dude en hacer otras preguntas durante su cita.

Preparación para una cita

Qué esperar de su médico

Es probable que su médico le haga varias preguntas. Pueden incluir:

  • ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Siente dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad?
  • ¿Dónde, específicamente, está sintiendo estos síntomas?
  • ¿cuánto tiempo ha estado experimentando estos síntomas?
  • ¿Sus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Hay alguna actividad o posición que desencadene los síntomas?
  • ¿Hay una actividad o una posición que alivie sus síntomas?
  • ¿Tienes un trabajo o pasatiempo que requiere que hagas movimientos repetitivos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.