Los 7 Fluidos Que NECESITA Cambiar Para Mantener Su automóvil En Perfecto Estado

Para aquellos de nosotros que no tenemos inclinación mecánica, el mundo de los fluidos para automóviles puede ser confuso: a menudo parece que el sistema del automóvil tiene algún tipo de fluido necesario para su funcionamiento sin problemas, y puede ser difícil saber cuál es cuál.

También puede ser difícil entender cuándo necesita revisar (o cambiar) cada líquido. Por lo tanto, para ayudarlo a navegar por el maravilloso mundo del mantenimiento de automóviles, hemos reunido una lista simple de los 7 fluidos que necesita cambiar para mantener su automóvil funcionando sin problemas.

Le daremos los conceptos básicos sobre cada tipo de fluido automotriz, le mostraremos cómo medir sus niveles y le daremos algunos consejos básicos sobre cuándo debe pensar en completarlos con fluido fresco o cambiar el fluido por completo.

Aceite

Incluso si no le gustan los coches, probablemente entienda la importancia del aceite de motor. El aceite de motor lubrica el motor de su automóvil y garantiza un funcionamiento suave y constante, y tener un bajo nivel de aceite puede provocar daños peligrosos y costosos en el motor.

Si crees que los niveles de aceite de tu coche son bajos, es fácil de comprobar. Comience por conducir su automóvil durante aproximadamente 5 minutos – esto permitirá que el aceite se caliente y le proporcionará una medición precisa. Abra el capó y busque la tapa de aceite y la varilla de medición; consulte el manual del propietario si no puede encontrarlos.

Limpie la varilla de medición y colóquela en el tanque de aceite. Sácalo y observa el nivel de aceite: debe haber una muesca en la varilla de medición que indique los niveles de aceite seguros. Si el nivel de aceite está por encima de esta muesca, está seguro, no necesita agregar aceite. Si el nivel de aceite de su automóvil cae por debajo de la muesca, debe recargar el aceite o considerar un cambio de aceite.

Es importante tener en cuenta que aún debe realizar cambios de aceite regularmente, aproximadamente cada 6 meses para el aceite convencional y aproximadamente cada año para el aceite sintético. El aceite en el motor de su automóvil se desgastará con el tiempo y se convertirá en lodo, e incluso si está a un nivel seguro, esto puede tener un impacto negativo en su motor.

Líquido para radiadores

El líquido para radiadores evita que el motor se sobrecaliente extrayendo calor del motor y distribuyéndolo por todo el radiador y en la atmósfera. Si tiene un nivel bajo de líquido del radiador, su automóvil podría sobrecalentarse y el motor podría dañarse.

Abra el capó y ubique el tanque de líquido del radiador, generalmente en la parte delantera central del compartimiento del motor. Después de eso, todo lo que tienes que hacer es observar los niveles de refrigerante. Si puedes ver claramente el líquido en el tanque, ¡estás listo! Si no puede ver ningún líquido cerca de la parte superior del tanque, siga adelante y recargue un poco de refrigerante anticongelante – ¡ y ya está listo!

Fluido de transmisión

El fluido de transmisión ayuda a mantener la transmisión lubricada, al igual que el aceite de motor. Es probable que su automóvil tenga una varilla de medición para verificar el fluido de la transmisión; consulte el manual del propietario si no puede encontrarlo. Abre el compartimiento del fluido de la transmisión y sumerge la palanca. Al igual que con el aceite de motor, un nivel por encima de la «muesca» en la varilla de medición indica un nivel seguro de líquido. Si su nivel está por debajo de la muesca, cubra su tanque con un poco de fluido de transmisión fresco y vuelva a la carretera.

También debe reemplazar el fluido de transmisión alrededor de cada 50,000-110,000 kilómetros. Cuando revise los niveles de líquidos, busque partículas pequeñas en el líquido de transmisión. Si ve partículas, o el líquido huele quemado, puede ser el momento de cambiarlo: lleve su automóvil a un taller y hágalo profesionalmente.

Fluido de dirección asistida

El fluido de dirección asistida lubrica el sistema de dirección asistida de su automóvil, proporcionando un funcionamiento suave. Si tiene poco líquido para la dirección asistida, el volante de su automóvil tenderá a moverse y moverse, y será difícil de manejar.

Abra el capó y busque el depósito de fluido de dirección asistida, que generalmente se encuentra en el lado del pasajero, con una tapa con la etiqueta «DIRECCIÓN». Estos depósitos suelen ser parcialmente transparentes, por lo que debería poder ver el nivel de líquido sin abrirlo.

Compruebe el nivel con una varilla de medición; si parece bajo, siga adelante y cúbralo con un líquido de dirección asistida de alta calidad de su tienda automotriz local.

Líquido de frenos

El líquido de frenos permite que el sistema hidráulico del sistema de frenos de su automóvil funcione de manera efectiva. Un nivel bajo de líquido de frenos puede provocar un rendimiento de parada deficiente y situaciones potencialmente peligrosas, por lo que es muy importante mantener los niveles adecuados de líquido de frenos.

El depósito de líquido de frenos suele estar en la parte trasera del compartimento del motor. Asegúrese de limpiar el área antes de abrir el tanque, ya que los contaminantes pueden comprometer el rendimiento de frenado, y luego eche un vistazo al interior. El nivel de líquido de frenos debe estar a una media pulgada de la tapa.

Si tienes poco líquido de frenos, consulta el manual del conductor para determinar el tipo de líquido de frenos adecuado. Agrega líquido hasta que esté a menos de media pulgada de la tapa, y estarás listo para comenzar.

También debe comprobar la calidad general de su líquido de frenos. Si es de color oscuro y opaco, puede ser el momento de reemplazarlo. Esto debe hacerse cada 2 años o 30.000 kilómetros, lo que sea primero.

Refrigerante de aire acondicionado

El refrigerante de su automóvil puede disiparse con el tiempo, lo que causa un mal rendimiento del aire acondicionado. Si el sistema de aire acondicionado de su automóvil está bombeando aire, pero no lo está enfriando, es posible que tenga poco refrigerante.

Esto es un poco más difícil de comprobar usted mismo, por lo que puede considerar consultar a un profesional, pero si invierte en un medidor de aire acondicionado y un kit de carga de Freón, puede verificar fácilmente los niveles de refrigerante usted mismo y recargar el sistema de aire acondicionado de su automóvil por menos.

Comience por arrancar los sistemas eléctricos de su automóvil y gire su sistema de aire acondicionado a su máxima capacidad, no tiene que arrancar el motor. Abra el capó y localice el puerto de aire acondicionado de baja presión de su automóvil. Esto estará cubierto por una tapa de plástico. Retire la tapa y coloque su kit de carga de Freón.

Su kit tendrá un manómetro incorporado. Una vez conectado, obtendrá una lectura de presión inmediata. Si esto es inferior a 25 PSI, querrá agregar más refrigerante al sistema. Simplemente presione hacia abajo la palanca de su kit de carga de Freón y enviará refrigerante fresco y presurizado al sistema de aire acondicionado de su automóvil. Idealmente, el sistema debe estar a aproximadamente 35-45 PSI, así que continúe agregando refrigerante en consecuencia.

Si está confundido con los pasos anteriores, eche un vistazo a este sencillo video de YouTube, entonces tendrá todo lo que necesita para cambiar el refrigerante de su automóvil.

Líquido para lavar parabrisas

En realidad, el líquido para lavar parabrisas es bastante importante; sin él, podría oscurecer fácilmente su visión con suciedad o barro, lo que llevaría a situaciones peligrosas. Es fácil de verificar y fácil de recargar. He aquí cómo.

Si se ha quedado sin líquido para lavar el parabrisas, será obvio: su automóvil simplemente no rociará ningún líquido en el parabrisas. Por lo tanto, abre la capucha y busca un recipiente ligeramente transparente, generalmente lleno de líquido azul. Debe estar marcado como «arandela»o » parabrisas». La tapa se tuerce de inmediato.

Simplemente coge tu favorito botella de anti-suciedad líquido limpiaparabrisas, y se vierte generosamente – usted puede seguir vertiendo hasta que el depósito esté totalmente lleno. ¡Eso es todo!

Cambie Estos Fluidos Y ¡Mantenga Su Automóvil En Marcha!

No puede hacerse cargo de todas las tareas de mantenimiento de su automóvil por su cuenta (su aceite y fluido de transmisión, por ejemplo, deben cambiarse mediante servicios profesionales como el tiempo de conducción), pero saber cómo medir todos los niveles de fluido es absolutamente crucial para mantener su automóvil en perfectas condiciones.

Así que lea esta guía, revise los diversos fluidos y aceites de su automóvil y tome medidas, si es necesario. Puede tomar un poco de tiempo y esfuerzo, pero este tipo de mantenimiento preventivo es extremadamente valioso a largo plazo, y ayudará a que su automóvil permanezca en excelentes condiciones durante los próximos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.